Facturas, albaranes, cheques, planes de seguridad y salud, nóminas, extractos bancarios, atención telefónica, contratos, presupuestos, fichas de producto, mod. 303, cuentas anuales … nada fuera de las tareas habituales de cualquier Departamento de Administración actual.

La diferencia es el cómo lo hacemos. Las hormigas son trabajadoras, cooperadoras, pacientes y perseverantes. Una hormiga es capaz de llevar una hoja durante kilómetros para ayudar a la comunidad si es necesario. Son un ejemplo de trabajo en equipo con ilusión y pasión. La hormiga trabaja por una finalidad común. Yo, como las hormigas, tengo como finalidad la satisfacción del cliente, del proveedor, del colaborador, de la dirección y de los compañeros y, de esta forma, lograr mi satisfacción personal.